Cuando es tiempo de conocerme.

Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que conocí a alguien nuevo, y es que ya no queda a quién conocer, cada tipo que conozco es mucho peor que el anterior, cada man que conozco me da mucha más mamera que el anterior, ahí es cuando uno se pregunta ¿Dónde están los tipos interesantes?, igual ya he perdido un poco el interés en ello, a eso sumemos el hecho de que me encanta sabotear a cuanto tipo se me acerca porque me creo caída de quién sabe dónde y ningún man me llena, a todos les encuentro el PEEEERO, entonces llegué a una conclusión: ¡es tiempo de conocerme a mí misma!. Es posible que haya malgastado tiempo que debía dedicarme a mí misma, tratando de conocer al man de mi vida, tiempo que debía invertir aprendiendo a enamorarme de mí, llegué a esta conclusión después de muchos sábados y domingos lamentándome por no tener a quién mandarle un lindo mensaje de buenos días, ni de quién recibir una bonita palabra en cuanto abriera los ojos y corriera a agarrar mi celular, ¿Por qué sábados y domingos? pues porque de lunes a viernes nunca tengo más tiempo que para pararme corriendo de la cama porque ya me cogió la tarde para ir a trabajar.

Y es que definitivamente estaba perdiendo esa alegría que siempre vivía en mí, estaba enojada con el mundo y especialmente con los manes, nos han vendido la idea de que para ser muy felices necesitamos del súper tipo que nos mande flores, nos llame todo el tiempo, nos escriba a cada instante, pero no, hay cosas muy bonitas de las que nos podemos estar perdiendo por estar centradas en eso que aún no llega, los helados y los chocolates no son solo para compartirlos con algún ÉL, tenemos tiempo extra para compartir con amigas que tienen tiempo libre, con la familia, con nosotras mismas.

Ese tiempo extra que tenemos libre es útil para ver nuevas películas acompañadas por nuestras amigas, hermanas o hermanos,después de todo ellos estuvieron ahí antes que cualquier príncipe azul. Aprender algo nuevo, elegir en Spotify alguna lista de música de comienzos de los 2000, recordar todas esas locuras de nuestra adolescencia y época de colegio, con aquellos amigos de los que ya no sabemos mucho y otros que aún siguen presentes en nuestras vidas.

Y no es que sea un tiempo muerto, es sólo un tiempo en el que uno restablece sus prioridades, vuelve a disfrutar las cosas que le hacen feliz, es un tiempo de preparación para nuevos comienzos, porque cuando uno se prepara para nuevas cosas, renace la YO chevere, la YO que realmente me gusta, la vida encuentra nuevamente el equilibrio, MI equilibrio y toma el camino bonito.

Es tiempo de abrir la ventana y dejar que lo innecesario se vaya, para que lo merecido y bonito llegue ♥

Imagen tomada de We Heart It

Imagen tomada de We Heart It

Mis Yoga Pants

Entre el estres que genera estas desempleado y  buscar trabajo, me encontré este domingo, sola en mi casa… usando mis Yoga Pants o traduciendo los pantalones cómodos y aCojedores para un domingo sin novio, machuque o intento de loquesea, sin hermanos pidiendo favores, ni papás acosando porque uno no se había bañado. Hacia frió y aunque mi cama fuera cómoda y la cobija lo suficientemente caliente, sentía que faltaba algo (también alguien pero eso es otra historia)  y entre el silencio que genera la soledad y los gritos de los pensamientos comencé a cuestionarme mi poca actividad dominical ( aunque claro el domingo también se hizo para no hacer nada, solo que es preocupante llevar ya varios días haciendo nada)

Si, domingo de reflexión sobre los dilemas del presente y futuro me perseguían, eran como pequeños fantasmas que llegan a atormentarte y uno tan experto dejándose a tormentar. Recordé el dolor de una posible perdida, el adiós de dejar un hogar y unos amigos que son como hermanos y unas ganas de unir dos ciudades para estar cerca de todos los que quieres y no tener que extrañar tanto a los ausentes. Aunque extrañar esta bien y sentir miedo también esta bien, pero que eso se vuelva cosa de todos los días, ¡esta mal! es obvio que la situación no es fácil pero la mente es una  maravillosa jugadora, es por eso que hay que aprender a seleccionar los pensamientos y no torturarse con cada uno de ellos, suena bonito y fácil, pero no lo es tanto. Solo cuando haces una pausa respiras y lo logras, hay paz.

Asi que entre lo profundo de  estar tirada en mi cama viendo por segunda vez a Juliat Roberts en EAT, PRAY and LOVE  y lo chistoso pero crueles tweets de simon  (https://twitter.com/SimonVPshow) se paso mi domingo, las dudas como el ir venir de la marea en el mar se fueron calmando,  fue llegando el sueño y con él las ganas de aferrarme a mi almohada  y quedarme dormida en la posición fetal que tan segura me hace sentir.

Feliz Semana y a ocupar la mente !

23 vueltas al sol.

El 2014 fue mi vuelta al sol número 23, estuvo llena de amor, drama, amistad, drama, trabajoooo, drama, mil cosas más y… MÁS DRAMA.

El 2014 me empujó, me caí, me hizo raspar las rodillas, pero así mismo me regaló personas que me tendieron su mano para levantarme y ser mejor de lo que era antes. Al comienzo del año jamás me imaginé nada de lo que pasa ahora; lo único de lo que tenía certeza era de la compañía de mis ellas. Mis ellas enamoradas de la vida, las loquillas esas que siempre están presentes.

Al terminar el 2014 seguíamos juntas, sin faltar el buenos días y las bromas diarias; el año pasado nos dejó lágrimas y muchas risas, heridas de amor, y nos enseñó a curar el corazón de aquella a la que algún sampado le había herido.

Nos dio tantas historias y vivencias como para decidir compartirlas con quienes nos leen y se identifican de alguna manera con lo que escribimos.

El 2014 me dio un él que me sacó de quicio mil veces, nos rompimos el corazón otras tantas y me alegró otras cien mil, me dio los más bellos besos, suspiros, sonrisas y atardeceres por los que le estoy agradecida, me regaló expediciones a los lugares más remotos con mi él. Me dio noches de rumba, mañanas de guayabo y tardes de café con mis ellas, las que llevo siempre en el corazón y tienen la fórmula perfecta para alegrar el corazón.

En fin, al 2014 le agradezco por mis amigas, mis amigos, por haberme traído situaciones que me obligaron a tomar decisiones, por haber hecho tantas cosas y por no haber hecho otras, por mi familia y por mi él.

Para mi vuelta 24 al sol, espero amor, amor, amor y MÁS AMOR.

Ah, y pues es cliché, pero tengo que decirlo… ¡Feliz 2015!

large

Tomada de We Heart It