S.O.S

A jodido esto de amar y más en tiempos actuales. No paramos de estar buscando algo mejor, alguien que quiera más, sienta más, de más. No estamos contentos con nada y le huimos a la soledad.

Los días de este calendario que nunca paran, han pasado y yo como otros años sigo en las mismas. Amando a pendejos que no paran de buscar, personajes que no se comprometen con la causa, relaciones a medias, llenas de suposiciones: “Yo supongo que estamos juntos”, “yo supongo que sus amigos saben de mí”, “yo supongo que él ya terminó con ella” ¿ podemos ser más ilusas?

A la Patagonia las suposiciones, me cansé de eso del amor comprensivo y des-complicado, está demostrado que ese amor duele más, que el trago es amargo y la tuza, larga.

Que mis amigas me compartan esa receta de encontrar novio, ese clásico que hace visita, lleva a restaurantes, al que uno lleva a las cenas donde la abuela, a quien lo quieren en la familia y el papá no le hace el feo, el que tiene una mamá divina y conversadora que pregunta por uno y hasta una vez al mes invita a almorzar o comer heladito. Cuanto extraño esos tiempos.

Si ustedes saben la receta o en que tienda de remates, anticuario o naturista consigo la dichosa formulita, roten el dato que lo ando buscando. Y entre tantas preguntas una es más recurrente que otra: ¿dónde están amigas? ustedes que saben como me siento, que necesito ese tequilita que tan anticeptico para lavar la yaguita, para erradicar esas mariposas estomacales y que dé valocito para mandar a volar bardados, chichones, rayaditos o morenitos sabosones. ¿ Dónde están mis Cheerleaders? Este es un llamado tipo S.O.S, un llamado a que me intervengan y me ayuden con esta colección de malas decisiones.

No tan jodida pero con rabicita por otra ilusión que no funcionó. Por fiii lleguen con algo que sea 100% agave.

Anuncios